En busca de un mínimo de filosofía

En busca de un mínimo de filosofía
La experiencia personal de un no-profesional de la misma

Por Genaro Valdovinos Andrade

«Es preciso destruir el muy difundido prejuicio de que la filosofía es algo sumamente difícil por ser la actividad intelectual propia de una determinada categoría de científicos especialistas o de filósofos profesionales y sistemáticos. Es preciso, por tanto, demostrar, antes que nada, que todos los hombres son "filósofos"»
Antonio Gramsci - El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce

«Ser filósofo no es ninguna profesión específica: el filósofo tampoco es un ideal formado al que el hombre podría amoldarse para llegar a serlo; el ser del filósofo es el querer hacerse uno mismo que, en la amplitud del filosofar, instituye su propio espacio, posibilidad y expresión»
Karl Jaspers (Filósofo y psiquiatra alemán)



Fue durante mi trayectoria académica, al ir aclarando varias intuiciones generadas al enfrentarme con las que para mí resultaban inconsistentes, aunque muy concurridas teorías explicativas del mundo y sus porqués, y en particular al conocer una insatisfactoria teoría jurídica (la tradición romano-canónica) en la escuela de Derecho[1] cuando la "cuestión" se volvía para mí diáfana y concreta: era necesario ir al fondo mismo de la ciencia, de profundizar sus métodos y formas, y de conocer los elementos necesarios para comprender y superar adecuadamente dicho dogmatismo, aunque fuera únicamente para efectos personales. Pero paralelamente y englobando a todo ello, surgió también la necesidad, aún más compleja y nebulosa que las del conocimiento positivo, de establecer una posición personal en el mundo, partiendo de la perplejidad aún mayor de las cuestiones del propio existir y devenir.

Luego de un proceso de aclaración conceptual en lo que al principio parecía un cuadro de colores sin formas, la búsqueda empezó a encontrar sendero y a dejar resultados, mostrando primero, como sospeché y luego confirmé, que era la filosofía —en ese entonces juzgada por mí una especie de "arte" de lanzar opiniones personales— la disciplina que las afrontaba seriamente y que giraba, planteado en forma magistral por Kant, en torno discernir qué es lo que se puede saber, hacer y esperar por el hombre.

Sin embargo, a pesar de saber qué disciplina afrontaba estas inasibles cuestiones, quedaba todavía un mundo por recorrer y que como Dante relata en La Divina Comedia, anunciaba al igual que un dintel del infierno: "¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!"; pero en este caso de poder llegar a alguna verdad concluyente. No obstante, ya había leído de Otfried Höffe en su Breve historia ilustrada de la filosofía que "Filosofar significa… aprender a no sentir vértigo cuando pensamos"[2]. Dicho de otra manera, emprender este camino consistía en aprender a mirar abismos sin temor ni temblor, que como cualquiera con un mínimo de honestidad intelectual fácilmente descubre, son de los que está configurada la realidad por millones.

Esta búsqueda implicaba también otra tarea pendiente y no resuelta por el sistema educativo al que todo estudiante suele confiar en un primer momento su educación: la adquisición de un cierto bagaje de “cultura general o universal”[3] que permitiera ubicarme en "modo, tiempo y lugar" en mi realidad particular, y a su vez mostrarme todo aquello que la producción humana actual y la conservada hasta nuestros días nos puede ofrecer para enriquecer la propia experiencia del mundo.

La tarea ya se había vuelto así gigantesca, pero dado que su necesidad y utilidad eran de un interés "superior", no quedaba más que buscar la forma de encontrar un mínimo que "bastara", no como doctrina, sino como conjunto de herramientas críticas de pensamiento y conocimiento, y que a su vez permitiera desarrollar un proyecto de vida intelectual y práctica que ya se había fundado en otras direcciones. Aquí se describirán brevemente los resultados de este proceso, esperando que puedan ser orientadores para cualquiera con la misma necesidad vital y condición: un "mínimo" de filosofía como base y complemento imprescindible de las propias actividades vitales y profesionales.


QUÉ ES LA FILOSOFÍA Y PORQUÉ SE NECESITA

En su Curso de filosofía para científicos, Louis Althusser, después de exponer con claridad algunos fundamentos de dicha disciplina que pueden resultar útiles a los hombres de ciencia que, poco tiempo tienen para dedicarse a otras cuestiones sin descuidar la propia, insta ampliamente a un trabajo colaborativo en el que el filósofo podría servirle a estos para, con sus muy particulares herramientas y experiencia, desarmar las oleadas ideológicas que suelen manipularlos y desviarlos en su labor de investigación,  las cuales no pueden afrontar de la misma forma.

Pero esta no es desde luego la única ayuda que la filosofía puede brindar al científico (y al resto de no-filósofos) y quizá ni siquiera la mejor, pues una responsabilidad tan importante delegada en una tercera persona introduce nuevamente una variable de confiabilidad que en última instancia poco o nada garantiza. De este modo, el no-filósofo ha de verse obligado a filosofar, y en el proceso, aprender de la filosofía todo lo "necesario", aunque dicha tarea implique una carga considerablemente fuerte para todo no profesional de la misma, si es que no quiere depender de las construcciones sin garantía real que le puedan ser dadas en calidad de catecismos.

Sin hacer cita de todos los textos consultados, descubrí que a esta tarea de asesoramiento de la filosofía que proponía Althusser, podían añadirse las siguientes funciones que, finalmente, nos permiten de modo práctico configurar una proto-definición de la filosofía a través de sus principales aplicaciones. El lector podrá confrontarlas con la bibliografía citada al final o preferentemente con su propio recorrido por este importantísimo pilar integrador de la cultura[4].
  
Funciones clásicas de la filosofía:
·         Investigación teórica (Como actividad racional con pretensión de verdad y hacia los objetos de conocimiento más diversos, por lo general distintos a los de las ciencias naturales)
·   Búsqueda de sabiduría (Compila y sistematiza "saberes de vida" de distintas latitudes histórico-culturales)
·         Síntesis de la totalidad del saber (Pretende generar sistemas explicativos de la "realidad" en conjunto o al menos por grandes parcelas)
·       Búsqueda de principios y causas (de todo lo existente y más allá de lo disciplinario, incluida la investigación misma [meta-filosofía])
·         Pensamiento de la praxis (saber sobre el hacer que se proyecta mediante la ética y la política principalmente)
·         Ciencia última y primera (Elabora los fundamentos metafísicos/epistemológicos de todo saber con pretensiones de exactitud)
·         Pensamiento crítico (cuestiona sin límites los fundamentos, presupuestos, métodos y desarrollos de todo saber humano)
·         Historia de las ideas (se establece como una historiografía interna del pensamiento humano)
·         Visión de conjunto (análisis de la cultura universal como sistema)
·         Comparación de saberes (modificación, confirmación o refutación de los saberes antiguos con los modernos o viceversa)

A estas funciones puede ser posible añadir una lista de temas comunes, aunque con distintas formas y significados en todas las épocas, en que se han desplegado las mismas a través de sus grandes exponentes y que cualquier texto de historia de la filosofía nos podría reportar.

Temas constantes en la historia de la filosofía:
·         Búsqueda de iluminación y/o "salvación" (Principalmente en la filosofía antigua y después en las corrientes teológico-idealistas)
·         Construcción de una "religión natural" o religiosidad natural (Distinta de las religiones tradicionales)[5]
·         Idealismo y materialismo (Como fundamentos del mundo y de su conocimiento)
·         Teoría y praxis (Sus formas, delimitaciones y relaciones)
·         Crítica, justificación y administración de la sociedad (Filosofía política)
·         Saber vivir, buscar la felicidad, saber envejecer y saber morir (Ética y Eudaimonía)
·         Principios ordenadores del mundo (Metafísica y teleología)
·         El bien, el mal y la belleza (Ética y estética)
·         El conocimiento, sus límites y sus métodos (Epistemología o teoría del conocimiento, lógica y metodología)
·         Metafísica (investigación sobre la forma propia del logos o entendimiento a priori)
·         La historia de los filósofos como cadena de refutaciones, modificaciones o ampliaciones de teorías (desarrollo interconectado de la historia de la filosofía)
·         Relaciones con filosofías no-occidentales (Filosofías con una menor depuración conceptual que la occidental generalmente)
·         Relaciones con la ciencia, la religión, las artes y el resto de la cultura
  
Una vez consideradas dichas funciones e injerencias, es de ellas mismas que se aprecia sin más la necesidad social de la filosofía: es una práctica que incide en la teoría, en todo el campo de investigación y conocimiento humano para criticarlo, mejorarlo, depurarlo... y con ello, los aportes a la vida individual resultan también evidentes, si bien no inmediatos. Suele ser el arma más poderosa (a veces la única) para desarticular los mitos y creencias nocivas que se forman de vez en vez en cada época histórica, incluidos los derivados del dogmatismo científico. Es, en una palabra, la herramienta intelectual por excelencia de la libertad de pensamiento, y de búsqueda del conocimiento más allá de los métodos socialmente establecidos.


DETERMINANDO EL MÍNIMO

Encontrar la fuente para extraer ese "mínimo" requerido fue una cuestión relativamente sencilla al pensar sobre los objetivos que tiene la educación superior en cualquier disciplina y que se resumen en dar conocimiento y formación generales en el último estado de desarrollo a nivel mundial, tanto en la teoría como en sus formas de aplicación concretas[6].

En este sentido nada mejor, pensando desde nuestra América, que consultar el plan de estudios de la Licenciatura en Filosofía de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) que se imparte en la considerada recientemente mejor Facultad de Filosofía de Iberoamérica, y la número 26 del mundo por el sitio topuniversities.com en asociación con ELSEVIER, considerada la mayor editorial de libros de medicina y literatura científica del mundo[7]

El resumen del programa se presenta en el siguiente esquema correspondiente al plan de estudios de la licenciatura en filosofía, vigente a la redacción de este artículo, y publicado en la página de oferta académica de la UNAM[8].



Del análisis del mismo pude ubicar cinco ejes fundamentales que configuran el plan de formación y que podríamos enumerar de la siguiente manera:
·         Historia
·         Disciplinas especiales
·         Textos
·         Investigación
·         Miscelánea de temas de actualidad y optativos

Si bien el cuerpo de conocimientos aludido es amplio en demasía (hay que tener en cuenta que se desarrolla académicamente durante 4 años a tiempo completo) podemos al menos comenzar por considerar los ejes mencionados y pensar en posibles textos o colecciones que los expongan de forma sucinta. Una “Introducción a la filosofía” podría ser la primera opción a imaginar y para algunos suficiente —las más recomendadas son las históricas—, pero estas se revelan, si bien útiles e imprescindibles, bastante precarias cuando se aspira no sólo a reconocer los temas sino a contar con herramientas, pues los filósofos profesionales parecen no comprender las necesidades reales de los no-filósofos y no han creado un texto de introducción o conjunto de ellos satisfactorio en este sentido, ya que siempre se encuentran cargados hacia uno o dos de los ejes únicamente. El mínimo buscado habría de ser más amplio que un libro de este tipo, pero no tan extenso como la carrera misma[9].

Otra opción de menor ambición a considerar es el programa que se suele presentar en la enseñanza de la filosofía en el nivel medio superior, que justo se caracteriza por otorgar una formación y cultura generales, antes dar paso al conocimiento especializado en las licenciaturas. De este modo, luego de consultar múltiples programas entre los que se cuenta el del Bachillerato Internacional, el programa de la Prepa Abierta de la SEP o los programas de bachillerato de la propia UNAM, encontramos que las siguientes son las asignaturas que en el mejor de los casos imparten estas instituciones, pero bajo ciertos enfoques programáticos en los que es puesto a elegir el alumno, con algunas limitantes, mientras que en muchas otras encontramos una omisión absoluta.

Con tales programas podemos estar pensando en un segundo margen para nuestro plan y que consistiría en las siguientes materias:

·         Introducción a la Lógica
·         Introducción a la Ética
·         Introducción a la Epistemología y la metodología de la investigación
·         Historia de la filosofía
·         Historia de las doctrinas filosóficas
·         Textos filosóficos

Una vez internados en los temas, nos damos cuenta siempre de que transversalmente a ellos (o englobándolos) corre el ya mencionado conjunto de la cultura universal que también habríamos de afrontar seriamente en cualquier intento de formación filosófica, aún básica como el que se supone en el bachillerato.

Se dice tradicionalmente que la cultura se sostiene sobre 4 grandes pilares y que son: la ciencia, el arte, la religión y la filosofía. Pero sólo esta última reflexiona integralmente sobre los demás, y en relación consigo misma, en un pensamiento holista o abarcador que propiamente marca con ello su particular prioridad para nosotros. Sin embargo, toda filosofía que se precie de ser auténticamente tal, debe considerar dicho conjunto de la cultura también de forma externa o no-filosófica, es decir, "en sus propios términos", y quizá con especial énfasis en la ciencia, en tanto que representa la forma más depurada de investigación y con mayores pretensiones de exactitud, aunque por ello mismo limitada a ciertos campos. Esto nos impone muy importante eje a considerar constantemente para nuestros propósitos.

Pero los temas de la cultura general o universal son sumamente amplios, aunque no han faltado intentos muy interesantes de compendiarlos en un solo texto o breve conjunto de ellos, al menos de forma esquemática[10]. En este caso, pienso que nada mal nos vendría considerar la cultura de otra manera, con un enfoque de sistemas basado en el modelo “biopsicosocial”, usado principalmente en las ciencias de la salud, para ubicar, añadiendo el campo físico o del universo, los cuatro grandes campos determinantes del ser humano (y de sus diversas relaciones con lo que le rodea) que ascienden transversales a los mencionados pilares de la cultura y que pueden ser conceptualizados en forma piramidal (creciente en grado de complejidad estructural) de la siguiente manera:
Esto nos aporta un nuevo margen heurístico para intentar configurar el "mínimo" que buscamos. De este modo, nuestro esquema de trabajo sobre los conocimientos fundamentales queda configurado como sigue:

PILARES DE LA CULTURA
·         Filosofía
·         Ciencia
·         Arte
·         Religión[11]

CAMPOS DETERMINANTES DEL HOMBRE
4.      Social
3.      Psico
2.      Bio
1.       Universo

ÁREAS DE LA CARRERA DE FILOSOFÍA
·         Historia
·         Disciplinas
·         Textos
·         Investigación
·         Tópicos de actualidad

FILOSOFÍA EN EL BACHILLERATO
·         Introducción a la Lógica
·         Introducción a la Ética
·         Introducción a la Epistemología y la metodología de la investigación
·         Historia de la filosofía
·         Historia de las doctrinas filosóficas
·         Textos filosóficos

LAS GRANDES CUESTIONES

A comienzos del siglo XX Bertrand Russell publicó un muy preclaro libro titulado "Los problemas de la filosofía" que parece compendiar y aclarar muchas de las principales cuestiones a que esta se enfrenta, pero en él señala desde el comienzo que se ha "limitado en lo fundamental a los problemas de la filosofía, sobre los cuales he creído posible decir algo positivo y constructivo"[12]. Si bien no es el único texto de este tipo, no es posible encontrar uno de carácter similar que nos pueda dar una relación completa de tales asuntos. Quizá la filosofía se caracterice justamente por no tener límites en sus planteamientos aún más importantes. En sentido opuesto, Friedrich Engels los reducía a uno fundamental: "el problema de la relación entre el pensar y ser"[13], o, dicho de otro modo, el problema sobre fundar el conocimiento sobre la concepción materialista o idealista de la filosofía. Pero con ello y otros ejemplos lo único que queda claro es que cada filósofo redefine estas cuestiones partiendo desde la condición en que piensa y sus objetivos de trabajo. ¿Por qué no podríamos plantearnos entonces, hacer lo mismo? Intentaremos dar un paso herético según los criterios académicos ya que finalmente estamos buscando un "mínimo" para los no-filósofos y a partir de nuestras propias necesidades[14]; si bien no renunciamos al rigor y a las recomendaciones de los profesionales.

Derivado de nuestro esquema anterior y aunadas a él las recurrentes preguntas filosóficas que los no-filósofos nos hacemos constantemente, y que naturalmente puede ampliar el lector incluso con mayor derecho, podemos trazar otro que constituiría un segundo esquema de búsqueda con puntos más concretos. Cuestiones todas estas tan fundamentales y de las que nadie se ha atrevido hasta ahora a proclamar su respuesta definitiva, pero de la que al menos han surgido numerosos y esclarecedores ensayos. Dichas grandes cuestiones serían:

UNIVERSO
·         Origen y destino del universo
·         Dios (y las cosmovisiones religiosas)
·         El cosmos

BIO
·         Origen de la vida
·         Origen de las especies
·         Origen del hombre
·         La muerte

PSICO
·         La mente (consciente)
·         El inconsciente
·         El libre albedrío
·         Las emociones
·          
 SOCIAL
·         Origen de las desigualdades sociales
·         Producción y distribución social
·         Organización política y justicia

OTRAS CUESTIONES TRANSDISCIPLINARIAS
·         Amor
·         Felicidad
·         Sentido de la vida
·         Ética (¿Cómo vivir?)
·         Ciencia (conocimiento exacto)
·         "La vida eterna" y la trascendencia



BIBLIOGRAFÍA PROPUESTA Y OTROS MATERIALES

Tomando en cuenta los puntos de orientación anteriormente descritos, creemos estar en condiciones de proponer una bibliografía no definitiva (nunca definitiva) pero que podría marcarnos de forma concreta un posible camino a seguir para la consecución de ese bagaje "mínimo" planteado en el presente artículo.

Esta bibliografía parte de la consulta personal de varios textos relacionados con los planteamientos anteriores, así como de recomendaciones personales de profesores de filosofía de la propia UNAM[15], y que en su selección se cuidó que cumplieran con los criterios de confiabilidad, rigor, autoridad en el área, prestigio académico, practicidad y claridad. Criterios de los que jamás podría prescindir el no-filósofo en una materia tan compleja y con una terminología siempre un tanto ajena y difícil.

BIBLIOGRAFÍA SUGERIDA
Se hace mención únicamente del nombre de la obra y el o los autores, dado que no importa tanto señalar una edición específica como sí un ejemplo que podría ser intercambiable por otro de fácil acceso y preferencia del lector

VISIÓN DE CONJUNTO DE LA FILOSOFÍA
·         Atlas de filosofía - Alianza Editorial (Historia de la filosofía y de las doctrinas filosóficas)
·         Manual de filosofía - Mauricio Beuchot (Explicación sistemática de los fundamentos de las disciplinas filosóficas)
·         Historia de la filosofía - Julián Marías (Historia de la filosofía con una didáctica pensada especialmente para estudiantes)
·         Filosofía - Adela Cortina (Libro de texto de nivel bachillerato con una muy interesante visión actual y práctica)
·         Filosofía para principiantes - RIUS[16] (Historia de la filosofía con un ingenioso ingrediente de humor)
 TEXTOS DE FILÓSOFOS
·         Historia de los filósofos ilustrada por textos - Huisman y Vergez (Textos de grandes filósofos acompañados de comentarios históricos y de contexto)
·         Textos de los grandes filósofos - R. Verneaux y F. Canals Vidal (4 tomos: Edad antigua, media, moderna y contemporánea; que contienen una excelente antología de los grandes autores)
·         (Colección) Grandes pensadores - Editada por Gredos (Contiene excelentes antologías y estudios introductorios a los filósofos clave de la historia)
·         El libro de la filosofía - Editado por Dorling Kindersley (Grandes ideas de la filosofía con explicaciones sencillas)

OBRAS ENCICLOPÉDICAS
·         Encyclopaedia Herder en línea (Conceptos, autores y obras. Una herramienta de consulta totalmente imprescindible)
·         Enciclopedia de obras de filosofía (3 tomos) - Franco Volpi (Reseñas de las casi 2000 obras más importantes para la historia de la filosofía y que incluyen la descripción del contexto y recomendaciones para ampliar la información)
·         Enciclopedia iberoamericana de filosofía - Editada por Trotta (Enciclopedia por disciplinas filosóficas que muestra tanto el estado general actual de cada materia, así como las aportaciones de destacados filósofos iberoamericanos a estas)
·         Historia de la filosofía (hasta 9 tomos) – Frederick Copleston (Quizás la obra más completa de historia de la filosofía que existe traducida a nuestra lengua y que a pesar de su enfoque tomista [fue expresamente redactada para estudiantes de seminarios] cuenta con una prosa excelente y un tratamiento muy esclarecedor aún de los autores más complejos)

DISCIPLINAS[17]
·         Introducción a la Lógica - Irving M. Copi y Carl Cohen
·         Epistemología y Metodología de la Investigación - José César Lenin Navarro Chávez
·         Ética - Adela Cortina y Emilio Martínez

TEMAS DE "ACTUALIDAD" IMPRESCINDIBLES[18]
·         El sentido de la vida - Terry Eagleton (Desbroza de forma muy práctica la cuestión y deja al lector en posición de "responderla" en la medida de su necesidad, sin por ello renunciar a cierta pretensión de universalidad)
·         La muerte y sus ventajas - Fanny Blanck-Cereijido y Marcelino Cereijido (Desmitifica la muerte al observar en profundidad su acontecer biológico/material y sus razones evolutivas)
·         La vida eterna - Fernando Savater (Analiza los anhelos que cumplen las religiones y su posible sustitución por vías más naturalistas)

DOCUMENTALES (VIDEOS)
·         La aventura del pensamiento - Producida por Canal Encuentro de Argentina y conducida por Fernando Savater (Junto al libro, constituye una excelente iniciación a la filosofía a través del análisis sucinto de la vida y obra de 26 de los más grandes pensadores de la historia)
·         Filosofía aquí y ahora - Producida por Canal Encuentro de Argentina y conducida por José Pablo Feinmann (En sus múltiples temporadas desarrolla temas cruciales con un formato práctico y a partir de problemas cotidianos)

CAMPOS DETERMINANTES DEL HUMANO EN SUS TEÓRICOS MÁS CRÍTICOS[19]
·         Universo / Albert Einstein
·         Bio / Charles Darwin
·         Psico / Sigmund Freud
·         Social / Karl Marx

INVESTIGACIÓN
·         Introducción a la investigación filosófica - Rosa Krauze de Kolteniuk
·         Los métodos en filosofía - Jacqueline Russ

MISCELÁNEA DE RECOMENDACIONES PERSONALES
·         Curso de filosofía para científicos - Luis Althusser (En base a 25 tesis, el autor expone una visión práctica de la filosofía y muestra de qué manera esta ayuda al científico a definir y ejecutar mejor su labor filtrando las influencias ideológicas que le vienen del exterior)
·         Tratado contra el método - Paul Feyerabend (Propone varias formas de desarticular el dogmatismo inherente a las metodologías cientificistas)
·         Tractatus lógico-philosophicus - Ludwig Wittgenstein (Expone un análisis lógico del lenguaje de forma sucinta y esclarecedora, si bien no definitiva, y cuya tesis central podríamos decir que es la que propone que gran parte de los problemas de la historia de la filosofía han sido pseudoproblemas sin solución debido a que suelen ser planteados mediante no intencionados sinsentidos del lenguaje)
·         Filosofía de la filosofía - Óscar Butler (Se analiza a la filosofía en sus funciones concretas, sus formas de proceder, así como la visión que se tiene de la misma desde su exterior, para comprender su labor en el conjunto de la cultura y la sociedad)
·         El arte de tener razón - Arthur Schopenhauer (El tratado más breve y a la vez potente para afrontar las argucias argumentativas más peligrosas que pueden darse en los debates)
·         Teorías del todo – John D. Barrow (Hace un recuento de los más importantes esfuerzos científicos por encontrar una teoría unificada que permita explicar la dinámica fundamental del universo y con ello determinar su origen, su estado actual y su destino)


CONCLUSIÓN

Si bien el "mapa" de recomendaciones bibliográficas puede parecer demasiado amplio, esto ha sido porque se ha pretendido que sea abierto y plural, pensando en que el lector tenga un margen de elección mayor y no en que todos sean de lectura obligada. Una selección de lo comentado (como proyecto de lectura) conllevaría en suma de 20 a 25 libros aproximadamente, que podrían ser leídos (estudiados) en un año o dos según el tiempo y el ritmo de cada interesado.

Claro está que al tratarse de un "mínimo" se está contando desde el comienzo con ciertas deficiencias que podrían resumirse en una palabra: superficialidad; pero nada impide continuar profundizando, por el contrario, se insta a ello, aunque sí cabe tener muy presente que aquí se ha buscado una visión de conjunto que se considera necesaria antes de cualquier estudio especializado. Como ya se ha dicho, este mínimo ha pretendido cubrir todas las áreas principales que integran un programa de formación filosófica a nivel licenciatura. Nivel en que se aspira idealmente a contar con la mayor parte de conocimientos sobre la disciplina, independientemente de las especialidades disponibles.

No podemos dejar de mencionar que para la realización de este proyecto autoformativo no se puede dejar de lado la constante práctica de la escritura a través de ensayos, comentarios de textos, notas de trabajo personales o artículos como el presente, que ayudan a repensar y ampliar lo aprendido. Desde luego es también importante con ello ir formando un banco de datos (frases, fragmentos, notas de reflexiones personales…) que nos permita sistematizar nuestra experiencia intelectual tal como hacen los filósofos profesionales y que Hegel en su caso particular, en sus Escritos de juventud, describiera como su "molinillo extractor".

Este texto ha pretendido ser una mera guía de orientación que desde el comienzo se asume provisional y puesta a ser mejorada por cualquier lector, pero también cumple con el propósito de hacer el llamado a los profesionales de la filosofía a que consideren las necesidades y carencias de los no-filósofos (como el que escribe) para el desarrollo de sus futuros trabajos de divulgación o aún de sus investigaciones de frontera cuando desean que lleguen a todo público, del cual han perdido noción de la distancia que les separa.

Esta guía desde luego tampoco exime en absoluto de la necesidad, ni salva de la dificultad, de pensar por sí mismo y a través del propio recorrido por la filosofía. Siempre que se vuelve aún a las más antiguas obras se rejuvenecen sus planteamientos y sus resultados. Ya Kant había advertido en su Crítica de la razón pura que no es posible enseñar filosofía, entendida esta como algo acabado, pero en cambio si es factible aprender (¿enseñar?) a filosofar. Actividad que cada quien puede o no, en última instancia, descubrir y ejercer.

Dicho lo anterior, queda solamente recordar que ante los abismos que aún con una "guía" como esta se vislumbran a cada paso dado, la actitud fundamental del filósofo, profesional o no, comienza a forjarse perdiendo el miedo a las aguas profundas del océano del conocimiento. La copa del saber es tan grande que nos es y nos será siempre imposible de tomar hasta el fondo, pero la necesidad de beberla es tanta como la de beber agua. En dicho intento, parece que no nos queda más remedio que tan sólo poder elegir la forma en que hemos de ignorar lo que jamás podremos abarcar. Aprender a vivir y a ejercer una docta ignorancia. Pero lo más importante será siempre ¡que no nos angustie esta característica de la condición humana!






A 25 de noviembre de 2016

Tingüindín, Michoacán, México.




[1] En este sentido puedo afirmar que, en 4 años y medio de licenciatura en Derecho, uno de los pocos textos verdaderamente serios, críticos y honestos intelectualmente al respecto —y dignos de ese nombre: teoría jurídica— que pude encontrar fue el de Introducción al Derecho de Manuel Atienza. No se deje engañar el lector por la modestia de su título pues se trata de una excelente introducción epistemológica al Derecho, tema sobre el cuál abundan las más sombrías construcciones ideológicas incondicionales al statu quo, publicadas en obras realmente mediocres, pues en estos dominios (filosofía del Derecho) suelen ser bastante deficientes los abogados, hoy principales autores de las mismas, con una tendencia casi invariable a la construcción de teologías políticas que difícilmente encuentran parangón en su esterilidad.
[2] Höffe, Otfried. Breve historia ilustrada de la filosofía. Ediciones península. Barcelona. 2003. Pág. 12.
[3] Se habla de historia, de lenguas, de la cultura greco-latina, de ciencias y filosofía, de arte… De esa biblioteca universal no escrita y ni siquiera adecuadamente delimitada de conocimientos que se espera “deberíamos saber”, mencionada sobre todo en los medios académicos. A veces juzgada de inútil o de elitista, pero también de imprescindible para la emancipación del hombre. Idea que llevó a los ilustrados franceses al proyecto de L'Encyclopédie.
[4] Recomendaría confrontar esta sección en particular con el libro "Filosofía de la filosofía" a cargo de Óscar Butler, de la Enciclopedia Iberoamericana de Filosofía en su primera edición.
[5] «El Dios de Abraham, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob, no es el Dios de los filósofos y los sabios» Blaise Pascal - Pensamientos, citado por Gonzalo Muñoz Barallobre en "Pascal. El hombre es una caña que piensa” Bonalletra Alcompas, S.L. España. 2015. Pág. 30.
[6] Cfr. ‘Educación superior y sus fines’ en Torres Hernández, Zacarías. Introducción a la ética. Grupo Patria Editorial. México 2014. Págs. 86-94.
[9] Intentos similares a lo propuesto que se han editado en nuestra lengua pero que en cierta medida los afecta una norma enciclopédica restringida o su mayor o menor tendencia eclesiástica son: "Curso fundamental de filosofía" de editorial Herder, "Curso de filosofía tomista" de editorial Herder, Colección "Iniciación filosófica" de editorial EUNSA, y la gran serie de compendios que más abajo volveremos a recomendar: "Grandes pensadores" de editorial Gredos.
[10] El libro La cultura. Todo lo que hay que saber de Dietrich Schwanitz es un ejemplo de ellos.
[11] Nos referimos al conocimiento de la historia y las prácticas religiosas y no a sus particulares adoctrinamientos.
[12] Russell, Bertrand. Los problemas de la filosofía. Editorial Labor S.A. Colombia. 1995. Pág. 10
[13] Engels, Federico. Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana. En Marx, Carlos y Engels Federico. Obras escogidas en dos tomos. Tomo II. Ediciones en Lenguas Extranjeras, Moscú, 1963. Págs. 388-390
[14] Hago intento de generalizar en esta búsqueda personal una necesidad sentida y vista en muchos colegas y otros no-filósofos. Quizá no sea legítimo jamás intentar alzarse como portavoz de nadie, pero este trabajo no deja finalmente de aspirar a recomendaciones de utilidad que van más allá de su redactor.
[15] Comunicaciones personales sobre el tema sostenidas desde 2011 con el Maestro en Filosofía Política Luis Veloz Montaño y desde principios del presente año con el Profesor Eduardo Ruiz Cuevas.
[16] Eduardo del Río (n.1934), mejor conocido como RIUS, notable caricaturista, periodista y escritor mexicano, ha sido ampliamente recomendado en su obra general a lo largo y ancho del globo, pero en especial en cuanto a sus obras de divulgación filosófica por figuras tan importantes en el área como el insigne Dr. Enrique Dussell, entre otros. También se recomienda aquí la obra que, con el mismo título, pero en dos tomos, ha editado Books for beginners (Para principiantes) de los autores Richard Osborne y Ralph Edney. Este sello editorial ha declarado en su sitio web haberse inspirado en los libros de RIUS.
[17] Consideramos aquí las tres principales disciplinas especiales que se sugieren en el nivel bachillerato y recomendamos para este grado (preuniversitario) algunas de las que cuentan con las características de otorgar una visión actual, clara y panorámica del tema.
[18] No es que estos temas sean propios de la época actual. Se puede suponer que son tan antiguos como el hombre; pero hay un nuevo auge en torno a ellos, y condiciones muy particulares desde las que hoy se piensan. Terry Eagleton en su citado libro dice que una de las razones ha sido la pérdida de la otrora reinante cosmovisión religiosa (al menos en cuanto a su aceptación general).
[19] Una mezcla entre los "Pensadores del milenio" (encuesta realizada en 2005 por la BBC y disponible en http://news.bbc.co.uk/2/hi/461545.stm [Consultado el 27/09/2016]) y los "maestros de la sospecha" (según  calificó Paul Ricoeur a Marx, Freud y Nietzsche en su libro Freud: una interpretación de la cultura) donde sólo faltaría añadir a Friedrich Nietzsche. Dado lo inabarcable de sus obras se recomienda abordarlos a partir de textos introductorios o antologías, sin dejar de llegar finalmente a los propios autores que poco o nada tienen de accesible para un lector desprevenido. Son un reto de lectura tan grande como importante. 

La sombra de Prometeo

No hay comentarios:

Publicar un comentario