GUÍA PRÁCTICA PARA ESTALLAR EN SILENCIO

                                                               Abraham “Gritonero” Chávez


GUÍA PRÁCTICA PARA ESTALLAR EN SILENCIO


Consiga un empleo;

siéntese cómodamente;

tecleé cosas sin sentido que le dejarán dinero a todos,

menos a usted.



Tome café

(barato o caro… al final del día será la misma taquicardia);

conteste o desvíe llamadas a su gusto;

llegue temprano y salga tarde

o llegue tarde y salga temprano.



Mueva papeles de un lugar a otro;

imprima,

tire,

rompa,

cambie el tóner de la máquina;

manche sus manos,

la corbata,

la camisa;

haga bromas acerca de ese incidente;

vaya al baño;

llore en silencio por escuchar a los putos pájaros

que son más libres que usted.



Regrese a su lugar;

tome una cafiaspirina

o dos

o tres

o diez;

cuente hasta ese número,

tal como lo sugerían en aquellos cortes comerciales ochenteros.



Haga cuentas,

muchas cuentas;

use la tarjeta de crédito hasta romperla

de tanto pasarla por las terminales punto de venta;

compre a plazos,

sin intereses,

con intereses,

con puntos o a pagos diferidos.



Mueva sus piernas descontroladamente

(pero siempre dentro de su cubículo)

así como movía su pinche patita cogelona Tambor el de Bambi.



Finja que le interesan las lecciones de karate o de piano

de los hijos malcriados de sus compañeros;

hable de futbol,

de las series de netflix,

de la champions,

del américa y del cruz azul.



Viaje en metro a la hora pico…

y caiga rendido cuando llegue a su casa.



Ya en su cama,

piense en lo que hizo en el día,

paso a paso, tal como aquí referimos.



Si tiene ganas de levantarse al otro día,

lo felicito: usted es una bomba caduca.



Si tiene ganas de quemar estas lecciones,

busque a otros como usted,

encuéntrelos por su propio bien

y hagan una rueda enorme alrededor de sus centros de trabajo.



Cuenten, en reversa,

del diez al cero;

griten lo más fuerte que puedan y conviértanse,

en la más hermosa de las explosiones que hayan soñado jamás.


Abraham “Gritonero” Chávez




___________________________________________________________________________








La sombra de Prometeo

7 comentarios:

  1. Muy ad hoc para estos tiempos en los que surgen los llamados Godínez.

    ResponderEliminar
  2. Y no vallas mas al puñetero trabajo y vas a parar debajo de un puente cuando se te acabe el credito. A joderse que ma alla no hay pueblo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con su mediocre ortografía no me extrañan la vacuidad de esas 29 tristes palabras de alguien sin más creatividad para darle al mundo.

      Eliminar
  4. Cualquier parecido con la realidad... es muy cierto

    ResponderEliminar
  5. Cualquier parecido con la realidad... es muy cierto

    ResponderEliminar